Cómo identificar una relación tóxica: 10 señales de alerta de toxicidad

September 7, 2020

Relaciones, Terapia

Seguramente si llegaste a este post, es porque buscas ayuda en saber si te encuentras en una relación tóxica. O a lo mejor ya saliste de esta relación, pero quieres entender por qué tuvo en impacto que tuvo. Si es así, ¡has llegado al blog indicado! En esta entrada exploraremos 10 señales de toxicidad en una relación.

¡Disclaimer desde el inicio, tu relación puede tener algunos de estos elementos y no ser una relación tóxica!

No siempre tenemos el privilegio de que se nos enseñe el tener relaciones saludables desde el inicio. Sin embargo, si en tu relación se presenta  estas conductas con frecuencia, puede ser que te encuentres en una relación tóxica. Algo importante para señalar, es que estas conductas no se limitan a relaciones románticas, también pueden surgir en relaciones familiares, de amistades y hasta laborales.

 

Ahora, pasemos a listar estas 10 señales de alerta

Cómo identificar una relación tóxica: 10 señales de alerta

1) Tu pareja te hace cuestionarte tu valor como persona.

Las personas que tienen  estas características de toxicidad tienen una gran capacidad para manipularte, identificar tus puntos débiles y utilizarlos a su favor. Una forma en la que esta manipulación puede surgir es a través del gaslighting. Este es un concepto en inglés en el cual la persona manipula a la otra, haciéndole sentir que está perdiendo la cordura. Puede llegar hasta el punto en donde te cuestionas tus metas, valores, límites y hasta tu propia percepción de los eventos.

 

2) Te das cuenta de mentiras o de cosas que “no concuerdan”.

Te das cuenta de que la información que te dan no va de acuerdo con la realidad. Ya sea que vayan a lugares y digan que no estuvieron ahí. Pudiesen ser gastos que no conocemos y nos resulten sospechosos. Puede ser que surjan infecciones de transmisión sexual aún cuando la pareja es exclusiva. Estas situaciones pueden generar un alto nivel de desconfianza, y pueden dificultar el cuándo creerle a tu pareja y cuándo no.

 

3) Sientes ansiedad a la hora de ser tú alrededor de tu pareja.

Nuestra pareja debe de ser aquella persona que nos traiga seguridad a la hora de ser nuestra versión más auténtica. Esto no significa que tengamos que caernos bien al 100% todo el tiempo. Pero debemos de tener la seguridad de que nuestra pareja nos acepta y ama, aún con nuestras diferencias. Sin embargo, si tu pareja te critica, te controla, te ridiculiza la forma en la que eres, lo que es importante para ti, y como deseas vivir tu vida pues entonces puedes encontrarte en una relación tóxica.

De nuevo, nuestra pareja puede tener un estilo de vida diferente al nuestro , y pueden existir desacuerdos. De hecho, tengo un video sobre cómo podemos distinguir entre ayudar a nuestra pareja y cómo podemos aceptar su independencia. No obstante, si en vez de buscar cómo enfrentarlo, tu pareja te minimiza o intnta forzarte a cambiar a su versión de ti, entonces esto deja de ser saludable.

4) Sacrificas partes de ti para tener una oportunidad con esta persona.

Hay elementos esenciales que conforman quienes somos. Ya sean nuestros gustos, nuestros miedos, nuestra espiritualidad, nuestros valores, nuestra profesión, etc. Y al entrar en una relación es normal el ajustarse un poco al compartir nuestra vida con otra persona. Pero si te encuentras consistentemente sacrificando tus amistades, el tiempo que pasas con tu familia, tu peso, entre otras cosas, ya esto conlleva un sacrificio de tu identidad. Ninguna relación vale la pérdida de tus partes esenciales para poder entonces tener una oportunidad con una persona, o para “evitar” que te dejen.

 

5) El esfuerzo que pone cada persona en la relación se siente desbalanceado.

Cuando estamos en una relación tóxica, podemos sentir que cargamos la relación. Es decir que invierte de manera desproporcionada en comparación con lo que invierte la otra persona. Algo relevante de mencionar es que nunca en las relaciones va a existir un balance perfecto de 50 %/50% todo el tiempo. En diferentes momentos, alguien dará más y la otra persona dará menos (40/60, 30/70, etc.). Pero esta es una dinámica que cambia según las circunstancias de la relación. Y ambas partes muestran receptividad cuando necesitan un apoyo extra. Sin embargo, es diferente cuando consistentemente en la relación se siente que das un 90% o un 100%, y la otra persona no tiene intenciones de dar más para ayudar a la relación.

 

6) Hay control, amenaza, manipulación o violencia en la relación.

Hay muchas formas en las que estas conductas se pueden ver en una relación. Pueden ser amenazas de terminar la relación si sales con tus amistades. También pueden ser manipulación para que no utilices protección a la hora de tener relaciones sexuales. Otras manifestación es  obligarte a compartir tus claves de tus redes sociales. Puede ocurrir que estas conductas escalen a el abuso verbal o físico. Un recordatorio que creo que es importante para este tema, no necesita haber violencia física para estar en una relación abusiva. Si te identificas con esta situación, te invito a buscar cuáles recursos están disponibles en tu país para que puedas mantener tu seguridad e integridad, tanto física como mental.

 

7) Pasar tiempo con tu pareja te drena en vez de hacerte sentir bien.

Hay personas que drenan tu energía emocional.Esto puede ocurrir porque la negatividad, la crítica o la culpa tienen un lugar primordial en la comunicación. Si estos son los elementos que surgen con frecuencia, ocurre un desgaste del vínculo de la relación.

Cómo identificar una relación tóxica:10 señales de alerta

8) Estándares dobles en la relación.

La otra persona demanda de ti algo que no cumple de su parte. Por ejemplo, la pareja te exige saber dónde estás en cada momento, pero no te comenta sobre sus salidas. Claro, es importante aclarar que hay momentos en donde se pueden cometer errores en la relación. Sin embargo, estos deben ser la excepción y no la regla. Hay una diferencia entre cometer errores y buscar reparar la relación versus el demandar de alguien algo que no estamos en disposición de devolver.

9) Discusiones que no se resuelven de forma saludable.

El problema en las relaciones no es que existan discusiones. De hecho, las peleas son una parte vital de las mismas. Es a través de lo que no funciona que aprendemos a conectar de una forma satisfactoria. No obstante, si cada vez que hay una discusión surgen insultos, o se evita el problema, se rechazan las opciones para mejorar o se minimiza la experiencia, entonces esto se transforma en un problema grande en la relación.

 

10) Los límites no se manejan de forma saludable.

Los límites son diferentes para cada persona, los mismos pueden cambiar con el tiempo y adaptarse. A la vez, en una relación no hay límites claros tales si ocurre lo siguiente: se permite que otras personas “manejen” la relación, no existe la privacidad, o se toman decisiones de la relación sin consultar a la otra persona, entre otros. Los límites son una forma de cuidar a nuestra propia persona y a la relación. Si los mismos no están claros y son respetados en la relación, podemos estarnos enfrentando a una dinámica tóxica.

Las relaciones son espacios que pueden ser de mucho crecimiento con sus altas y sus bajas. Sin embargo, no debe de sentirse como si nos estuvieran destruyendo.

Cómo identificar una relación tóxica: 10 señales de alerta

Si te identificaste con varios de estos elementos, te recomiendo esta entrada en mi blog. En caso de que desees un seguimiento en tu proceso de sanación, me encantaría escuchar de ti. ¡Seria un placer el poder apoyarte, ya sea a través de la terapia o coaching! Mi meta es poder ayudarte a sanar de esta experiencia y a crear relaciones más satisfactorias e intencionales.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X

X